De cómo el sentido común es siempre el menos común de los sentidos

Desde hace ya mucho tiempo vemos y leemos sobre acontecimientos que bien valdrían una reflexión generalizada por parte de la sociedad en su conjunto. Es por eso que hoy quería hacer esta pequeña reflexión, intentando acercar una postura que me parece tremendamente importante: la importancia del sentido pro-común, del respeto por la biodiversidad y el medio ambiente.

Espero que, por lo menos, os haga pensar un poco 🙂

Hacía ya tiempo que dimos por hecho que, legislar significaba establecer leyes para gobernar un país: por el país. Pero es también una evidencia que esto no siempre ocurre. Y no ocurre así por motivos que no vamos a valorar ya que todos/as sabemos a lo que me refiero. Lo que sí quería traer hoy al blog es una reflexión que me hago cada día desde que ví el documental “Cowspiracy” acerca de la industria ganadera y sus repercursiones en el medio ambiente, su impacto a nivel global y LO POCO O NADA QUE DE ESTE HECHO SE HABLA EN LA TELEVIÓN, SE LEE EN LA PRENSA O SE ESCUCHA EN LA RADIO. Volvemos, otra vez, a tener un ejemplo (aunque sea incomprensible) de cómo “lo esencial es invisible a los ojos”, parafraseando a “El Principito”…

Es noticia que la administración de Trump abandone el pacto de París con la excusa de que ellos mismos decidirán su suerte y los elementos que usarán para combatir el cambio climático (cambio que está detrás de estas altas temperaturas, ojo) por mucho que a su Presidente le cueste reconocer que hemos sido nosotros los que hemos creado este miura y que, quizás, las consecuencias sean inevitables. Tan es así que expertos/as señalan el plazo de 10 años como el tiempo máximo que tenemos para revertir la situación actual. Da miedo. Miedo porque no hemos sabido, quizás transmitir la importancia del medio ambiente; miedo porque, quizás, hemos considerado que el tiempo jugaba a nuestro favor y que, quizás, había otras prioridades (y socialmente, es muy cierto que nos encontramos en una época de máxima tensión, inestabilidad y riesgo en donde las bases de los Estados de Derecho se están tambaleando en gran parte del globo.

Quiero hoy sacar mi bandera más ambientalista y ondearla al viento:

el deterioro de las condiciones medio-ambientales es tan sumamente preocupante que no puedo entender cómo esto no es la primera línea de prioridad en asuntos del Consejo de Estado del Gobierno, de las Naciones Unidas y de una Alianza Global que, más allá de acuerdos como el Tratado de París, en el que se panteaban objetivos como el compromiso a reducir en menos de 2º el calentamiento global al final del S.XXI o la vinculación de todos los países declarantes (aunque con menos vinculación que lo que supondría un protocolo, e.g) pero sin ningún tipo de acuerdo o marco por el cual, los países procedan paulatinamente a su descarbonización (gracias, en gran medida a A.Saudí) o al Protocolo de Kioto, por el que únicamente se “alienta a los países a frenar la emisión de gases de efecto invernadero), no deja de ser papel mojado: las energías renovables (aunque en auge y en según qué países) debieran en un país como es España ser el motor que impulse un nuevo modelo económico; dotar de protagonismo a modelos económicos como el circular o apostar por la agricultura sostenible son claras iniciativas que debieran copar nuestros Consejos de Gobierno; ejemplos que van totalmente en contra tenemos todos. A mí, que se me ocurren a este respecto hay miles y quería traeros uno que, desde donde vivo, me deja alucinado cada día: resulta que en Murcia hace ya un tiempo se destinó un dinero a invertir en la construcción de una infraestructura que permitiera acercar a los vecinos/as el tranvía como elemento de transporte añadido a un sector (el del transporte público) que en Murcia y desgraciadamente en España, es una calamidad. Y se hizo con sus detractores/as y seguidores/as. Se hizo invirtiendo una cantidad ingente y, y aquí es donde se me ponen los pelos de punta, se hizo tirando un cableado de red eléctrica que abastece el camino del tranvía. Esto quizás no signifique nada, pero es que en Murcia (y en la Región por extensión) tenemos la suerte o la desgracia de tener unas 8.7 horas de sol por día, lo que en el 2016 hizo un total 3189.1 horas de sol en ese año. Suficiente, creo, como para ahorrar el coste de la inversión en el tendido, el cableado y la consiguiente factura que eso genera. Porque las cosas hay que criticarlas cuando, aún cuando su intención sea noble y en España hemos dejado que sean los intereses partidistas (recuerdo que el nombre bajo el que la Energía se gobierna en el país es el del Ministerio de Turismo, Energía e Industria: recuerdo todas las veces que distintas asociaciones de consumidores, PYMES y sociedad civil se han quejado y todas las veces que se ha preferido escurrir el bulto y mirar hacia otro lado)

En España la Transición Energética y la lucha contra el Cambio Climático NO SON PRIORIDAD NACIONAL y erramos pensando que esto no debiera cambiar, amén de desafortunados comentarios de Responsables de la Sanidad de alguna Comunidad Autónoma acerca de formas de combatir el calor que hay en las aulas.

Es hora de que sean las energías renovables acaparen el abastecimiento de la energía para su consumo en España. Es hora de que sea la Educación Ambiental la que lidera la bandera del cambio educativo en España. Es hora de que los partidos políticos (EQUO, PACMA, Los Verdes, Izquierda Unida…) tengan la capacidad de desarrollar todo su arsenal de propuestas medio-ambientales para hacer que los índices de polución en nuestras ciudades mejore, para hacer que el aire que respiramos sea más sano, para evitar vertir al mar toda la suciedad que generamos, para mejorar las condiciones en que la ganadería alimenta y cría a los animales para el consumo humano. Si por medio de las elecciones no es posible ya que tanto el Partido Popular como el PSOE no la tienen entre sus preferencias, y me remito simplemente a la cantidad de ex-políticos  que forman parte de Consejos de Administración de lobbies, empresas energéticas y demás, entonces habrá que intermediar a través de organismos supranacionales quienes, por cierto, ya han incluido a España en la lista de países a los que se les ha abierto expediente por el terrible y desagradable pufo de Volkswagen, siendo uno de los pocos países donde no se les ha multado…

Hoy ya es tarde, mañana quizás imposible pero tenemos que hacer un esfuerzo entre todos/as: yo, por mi parte, voy a empezar a hacer una recogida de basura cada día que salga a correr por mi barrio; la iniciativa se me ocurrió a través y como consecuencia de la que circuló estos días pasados por Twitter y que se llamaba #1m2 pretendiendo concienzar acerca de la cantidad de basura que hay en las playas.

En este caso me traslado a los barrios de mi ciudad y las zonas de montes anexas y la campaña se va a llamar #PickItUp en donde recogeré toda la basura que pueda mientras practico el deporte que amo, ¿te apuntas?

 

Un saludo a todos/as.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: